ideas bobas de Alberto Crespo

Compartir este proyecto:

Trazados invisibles

El movimiento del paisaje rural transformado en dibujo.

Trazados invisibles es un proyecto artístico transmedia en el que la memoria de los habitantes del medio rural , sus vivencias y huellas son registrados por medio de diversas tecnologías para generar un discurso gráfico y/o multimedia.

El geométrico y medido trazado del tractor, la lenta nube de individuos en un rebaño, el sonido del despertar de los campos de cebada recién cosechados o la compleja matemática de las cabañuelas, son conectores entre dos realidades en apariencia muy alejadas que confluyen en el discurso del Artista.

Todos tenemos en el bolsillo un dispositivo electrónico que nos comunica con otros, nos da información personalizada y nos ubica en todo momento, sin embargo, jamás habíamos estado tan separados de la tierra que nos da de comer y la gente que la trabaja y la vive.

Por medio de este proyecto Alberto Crespo trata de unir estos espacios dando una solución plástica al registro y grabación de tareas cotidianas o fenómenos naturales que pasan desapercibidos a nuestros ojos en áreas despobladas como la que actualmente habita en la provincia de Soria.

La naturaleza transmedia del proyecto incluye la participación del objeto de estudio,  (los habitantes del medio rural) captura y registro de sus historias con cámara de video, móviles, grabadora de audio, drones, gps o tecnología open framework de detección de movimiento. La presentación de cada uno de los trabajos que se exponen inicialmente en este proyecto aborda desde el dibujo en grandes dimensiones, la impresión, el videoarte o la proyección.

Las cabañuelas. Tras este nombre de claro sabor castellano se encierra la “ciencia” de la predicción del clima en nuestros campos. También conocidas como témporas y descritas en el calendario zaragozano, nuestros ancestros se debían a ellas para conocer el momento exacto de siembra y recogida.

A estas mediciones se le suma el refranero que aparte de los clásicos “Por San Blás la Cigüeña verás”, “Año de nieves año de bienes”, “hasta el 40 de mayo no te quites el sayo”… En cada localidad, la meteorología de meses postreros está  indicada por el color de algún monte, la altura del agua en un rincón concreto o el paso de algún animal en una determinada fecha.

La Reja. En octubre, los tractores rompen el suelo, preparando el terreno para la siguiente cosecha. Su dibujo, llamado Reja, traza cientos de líneas paralelas que se adaptan a las caprichosas formas de cada arrañe (finca, raña).

Un sencillo GPS en la cabina del vehículo acompaña al involuntario dibujante que sin intencionalidad artística crea un Karesansui japonés. Rescatando el trazado del GPS tenemos el boceto de un paisaje que será trabajado y editado por el artista con técnicas tradicionales y digitales. El propio testimonio del agricultor contando su proceder y trabajo es parte de la obra.

Nube de lana. Un dron sobrevuela una majada de ovejas. Algunas de ellas, tienen adherido en la parte superior de sus lomos un circulo de color. Después de un tiempo de grabación la señal es editada y los puntos de color que fueron registrados desde la cámara del dron son editados digitalmente creando el trazado de cada una de las ovejas. El resultado, hoy, es impredecible, pero se llega a imaginar una nube de puntos en movimiento, acompasados, de estructura informe y elástica. La obra final es la animación generada por el movimiento de las ovejas, convertir su paso en un juego gráfico de coordenadas, líneas, dibujos y colores en proyección.

siguiente
">

grafiti rural

diseño-acción